Top 4 problemas habituales con la suspensión neumática

Publicado por: Francisco Rodríguez En: Suspensión neumática En: Thursday, April 29, 2021 Comentario: 0 Visto: 1532

Una de las partes más importantes de cualquier vehículo es sin lugar a dudas su suspensión, un mecanismo que permite aislar la carrocería del vehículo de las posibles irregularidades de la carretera, además de garantizar la estabilidad, seguridad, adherencia y control del vehículo en todo momento.

Con el tiempo se ha avanzado en el desarrollo de sistemas de suspensión cada vez más eficientes, pasando de los tradicionales sistemas de muelles y cilindros de metal a una suspensión neumática, qué a pesar de sus grandes resultados, irremediablemente con el paso de los años suele presentar una serie de problemas.

Principales problemas de la suspensión neumática

Debido a que la suspensión neumática no cuenta con muelles o amortiguadores, sus principales problemas se derivan del mal funcionamiento del compresor, pequeños escapes de aire, o un mal rendimiento de las balonas de su mecanismo.

1. Escapes de aire en el sistema de suspensión

Uno de los más habituales problemas de la suspensión neumática se origina por unas pequeñas fugas de aire en su mecanismo. Unos escapes de aire que a primera vista pueden ser imperceptibles, ya que se pueden dar en cualquiera de las piezas o sellos de goma que forman parte de la suspensión, que se pueden perforar o verse afectados por agujeros de pequeño tamaño.

Cuando al conducir se percibe que el compresor trabaja más de la cuenta, se nota que una parte del vehículo está más inclinada o pierde altura, pueden ser señales de que se está produciendo un escape de aire por alguno de los elementos, por lo que se recomienda acudir cuanto antes a un taller especializado que pueda comprobar minuciosamente la suspensión neumática para localizar las partes por donde se fuga el aire.

2. Problemas con el funcionamiento del compresor

El correcto funcionamiento del compresor en la suspensión neumática es esencial, ya que es el responsable de enviar aire a las balonas, encargadas de mantener el vehículo elevado y equilibrado, para que su carrocería no roce los bajos.

Señales como que el coche se encuentra más bajo de lo normal, o que se percibe leves vaivenes al conducir, así como ruidos no habituales, pueden determinar un problema con el compresor y la suspensión neumática, siendo recomendable llevar cuanto antes el vehículo a un profesional que lo pueda examinar profundamente.

3. Problemas con la humedad en la suspensión

Uno de los principales peligros para un sistema de suspensión es la acumulación de demasiada humedad en su interior, que no es eliminada correctamente y que a la larga puede representar un verdadero peligro para la conducción.

La humedad normalmente se erradica gracias a un secador que introduce aire que evita que haya cualquier presencia de agua. Si este mecanismo se estropea, aumenta la humedad y con ello aparece un peligro de corrosión debido a la aparición del óxido.

Este problema en la suspensión neumática puede resultar especialmente peligroso, ya que puede afectar también al compresor, e incluso a la nivelación y correcto rendimiento de la suspensión en su conjunto, suponiendo un verdadero peligro para la conducción si no se subsana con celeridad.

4. Problemas por el desgaste de las piezas que forman parte de la suspensión

Este tipo de suspensión no está exenta de los inevitables desgastes originados por el uso, que dan lugar a problemas técnicos que precisan ser reparados en un taller. Así por ejemplo, el desgaste producen grietas inevitables en las balonas de la suspensión neumática, algo totalmente razonable al estar fabricados en goma.

Igualmente, por el desgaste y roce se produce que se rompan o debiliten zonas como las tuberías de la suspensión, que necesitan ser revisadas periódicamente por especialistas que comprueben que cada pieza funcione correctamente y no presente daños, fugas o grietas.

5. Problemas con el relé del compresor neumático

El relé es un interruptor que controla los circuitos electrónicos abriendo y cerrando los circuitos de su compresor. A veces falla como resultado de períodos excesivamente prolongados de funcionamiento del compresor.

Su mecánico le ayudará a identificar la ubicación del relé del Airmatic si quiere cambiarlo. Es una solución sencilla que su taller puede cambiar fácilmente.

Relatado por Etiquetas

    Comentarios

    Deje su comentario